Área Familiar

El trabajo con la familia del adicto es de vital importancia para alcanzar la plena rehabilitación, ya que el problema de un individuo afecta tanto a sí mismo como a su entorno afectivo. Ambos recibirán apoyo para poder expresar sus sentimientos en espacios de comunicación y entendimiento, afirmándose en un compromiso para el cambio de vida a partir de la interiorización de conductas positivas.

Cabe aclarar que ésta constituye un área clave a lo largo de todo el proceso de tratamiento, ya que los logros obtenidos por los pacientes deben afianzarse dentro de sus vínculos más íntimos. La familia debe estar en contacto semanalmente con la Institución además de concurrir a las reuniones programadas para tal fin.
Esta área se divide en 3 subáreas:

Grupos de Padres: se llevan a cabo semanalmente en donde se comparten vivencias con personas que están atravesando las mismas situaciones, intentando que los padres encuentres aquí un lugar de reflexión acerca de prácticas, costumbres familiares, visión de sus hijos, etc. Fundamentalmente se trabaja con el objetivo de que se puedan poner en evidencia las pautas vinculares establecidas con los pacientes a lo largo de los años; pautas que en la mayoría de los casos aportan malestar y angustia a sus miembros. Se brindan herramientas para resolver situaciones puntuales en un proceso de aprendizaje en donde los padres acompañan el tratamiento de sus hijos aportando ellos mismos también cambios sustanciales.

Grupos de Parejas: se trabaja de manera diferenciada con las parejas ya que los puntos conflictivos con los pacientes son otros, puntualmente: los acuerdos y pactos de la pareja a los largo de los años, dinamismos familiares si hay hijos de por medio, reformulación de nuevas bases de interacción y vinculación entre ambos, etc.

Entrevistas Vinculares: Se realizan de forma periódica entre el paciente y el/los miembros de la familia más significativo/s. Los motivos que las impulsan son: abrir canales de comunicación con la facilitación de un terapeuta que conoce a ambas partes, dialogar sobre conflictos no resueltos, tratar un tema en particular sobre el que encuentran dificultad para expresarse.
De esta manera se alcanza una visión global y compresiva de la realidad de la adicción en el individuo y en su familia.

No hay comentarios aún.

Deja tu comentario